Vuelve ave, vuelve…

Aun sin salir del tema de dirección, os dejo un pequeño apunte de clase de unos días atrás:

“Un buen líder es aquel que logra que el mundo se adapte a él”. Para ello tiene dos instrumentos: el poder y la autoridad.

  • Poder: que podemos considerarlo como la posibilidad de imponer la voluntad de uno mismo sobre la conducta de otros
  • Autoridad: que sería la capacidad de influir sobre los otros y que estos lo acepten voluntariamente
De este apunte, me vino de rebote a la cabeza el concepto de anarquía en el descanso de la clase: y es que la anarquía debe ser un sistema perfecto ya que se basa púramente en la autoridad. Pero una reflexión del profesor al respecto, donde expuso el problema en que hay situaciones donde nadie tiene suficiente autoridad, me hizo olvidar esta idea que voló como un ave que escapó de su prisión y puede al fin volar…:

(vuelve ave, vuelve…)

FacebookTwitterGoogle+Pinterest

Deja un comentario