Hey, That’s No Way to Say Goodbye

Hoy subiendo con el tren traía conmigo el Newsweek del 30 de 2009. Me he detenido con atención a leer el artículo principal de ese número: “118 Days in Hell”. Es el testimonio de Maziar Bahari, corresponsal de la revista que estuvo detenido 4 meses en una cárcel iraní en el tiempo que hubo las protestas de Junio este año en Tehran (http://tehranlive.org)Me parece un testimonio y reportage muy interesantes. Os dejo el enlace a la versión digital del reportage para que os lo podáis leer:http://www.newsweek.com/id/223862/page/1

A la vez y coinciendo que hoy he tenido una agradable comida al son de Leonard Cohen, en el reportage, Maziar Bahar hace referencia a varias canciones precisamente de este artista. De estas referencias destaco la primera, la canción “Hey, That’s No Way to Say Goodbye“, canción que le traía paz a su interior y le daba fuerzas en el duro cautiverio sobretodo gracias a sus 4 primeros versos que le recordaban a su bella mujer Paola:

“I loved you in the morning,
our kisses deep and warm,
your hair upon the pillow
like a sleepy golden storm,
[…]”

La letra entera

Hey, That’s No Way to Say Goodbye

“I loved you in the morning, our kisses deep and warm,
your hair upon the pillow like a sleepy golden storm,
yes, many loved before us, I know that we are not new,
in city and in forest they smiled like me and you,
but now it’s come to distances and both of us must try,
your eyes are soft with sorrow,
Hey, that’s no way to say goodbye.

I’m not looking for another as I wander in my time,
walk me to the corner, our steps will always rhyme
you know my love goes with you as your love stays with me,
it’s just the way it changes, like the shoreline and the sea,
but let’s not talk of love or chains and things we can’t untie,
your eyes are soft with sorrow,
Hey, that’s no way to say goodbye.

I loved you in the morning,our kisses deep and warm,…”


FacebookTwitterGoogle+Pinterest

Vuelve ave, vuelve…

Aun sin salir del tema de dirección, os dejo un pequeño apunte de clase de unos días atrás:

“Un buen líder es aquel que logra que el mundo se adapte a él”. Para ello tiene dos instrumentos: el poder y la autoridad.

  • Poder: que podemos considerarlo como la posibilidad de imponer la voluntad de uno mismo sobre la conducta de otros
  • Autoridad: que sería la capacidad de influir sobre los otros y que estos lo acepten voluntariamente
De este apunte, me vino de rebote a la cabeza el concepto de anarquía en el descanso de la clase: y es que la anarquía debe ser un sistema perfecto ya que se basa púramente en la autoridad. Pero una reflexión del profesor al respecto, donde expuso el problema en que hay situaciones donde nadie tiene suficiente autoridad, me hizo olvidar esta idea que voló como un ave que escapó de su prisión y puede al fin volar…:

(vuelve ave, vuelve…)

FacebookTwitterGoogle+Pinterest