Reflexión del sistema educativo español

A raíz de una réplica que realizé en mileuristas.blogspot.com:

http://mileuristas.blogspot.com/2005/11/meritocracia.html

acabé realizando una reflexión profunda del sistema educativo. Os adjunto el comentario entero que realizé:

Hola,

no estoy de acuerdo en el modelo japonés. Muy bien, crearán un gran ejército de personas super trabajadoras y competitivas (lo que me hace pensar que la afirmación que el estrés es más o menos igual al de aquí es totalmente erronea). ¿Pero creeis que como sociedad están avanzados? ¿O tan sólo están tecnológicamente avanzados?

Primero quiero comentar que me gusta de Japón:

Punto uno, su ancestro sentido espiritual con la naturaleza reflejado en todas las cosas como la comida, los pensamientos, en los comportamientos etc, que han sabido conservar (quizá cómo una marca de país, o campaña de marketing).

También la admiro porque es un ejemplo de como un país que después de una guerra y bajo una restricción muy severa en su desarrollo militar no tuvo más remedio de invertir el dinero y tiempo en infrastructuras y tecnología y que les ha permitdo vivir de renta los 15 últimos años.

Y por último el sentido de la honradez y respeto que tienen los japonenes.

Pero por lo demás… ¿qué aporta Japón hoy de nuevo a parte del manga? ¿Un sistema donde las personas son asalariados que sólo hacen que trabajar para pasarle las hipotecas a sus generaciones (lo de las hipotecas no sólo es problema de España)?

¿Es destacable el hecho que puedan contratar personas extrangeras que su sistema educativo deficitario no ha podido generar?

Me gustaría conocer el índice de jóvenes que fracasan y a que se dedican en Japón.
Yo no creo en el modelo de sociedad japonés actual, es muy y muy exigente y poco humano. Por ejemplo en temas como la lealtad o la competitividad puede llegar a eliminar la consciencia del individuo en una alienación que le puede llevar simplemente al otro barrio (me imagino que es una herencia de los samurais, “morir por el emperador“, o en su versión más actualizada: “morir por el sistema“).

No, no vendáis Japón como un modelo a seguir porque es la cuna de las nuevas cónsolas portátiles o porque crean coches muy fiables. Creo que deben reflexionar muy seriamente hacia donde se están dirigiendo.

En cuanto a España, el sistema educativo desde mi punto de vista es malo, pero no debe ser más competitivo, !no¡, ¿para qué? ¿El trabajo es una competición o una actividad humana?. Bien, a quien le guste competir pues que se dedique, cuando tengas 18 años que vaya a la universidad de los hyper competitivos o haga INEF, ningún problema. ¿O creeis que la gente escribe libros, pinta cuadros o se dedica a hacer software por competividad? Unos si, otros no.

Así pues, sigue siendo un error que en la enseñanza primaria y secundaria (para mi la educación) se exiga un nivel de evaluación elevado.

El sistema en el que los niños van pasando de cursos aunque suspendan no es por rollos de integración. No espero que os lo creais. Más bien, tengo la sensación que es por tema económico, a un mal modelo donde no se motiva a la gente, el tema no sale rentable.

Hay que modificar la forma de educar, hacerla más colaborativa, fomentar la participación y la expresión y argumentación de ideas oralmente (yo me considero un desatre expresando mis ideas con el habla) porque en definitiva cada uno tiene su consciencia que la desenvolupa y la hace convivir con la de sus prójimos. Y esto es la base para que cada persona pueda llegar a una edad en donde escoger a que se va a dedicar parte de su vida.

Y aquí entra un segundo tema, y es que las salidas post educación son penosas. O todos universidad, o nada, lo demás no vale. Vaya error. La universidad no debe ser una fábrica de asalariados bien pagados, ni un lugar educativo, sinó de gente que siente una vocación por una materia y quieran dedicar su trabajo a ese campo. Y en la universidad sí estoy de acuerdo que debeser competitiva, porque si te gusta y vales la superarás. Lo que no puede ser es que sea las hermanas de la caridad. Hay que dejar de engañar a la gente, porque luego pasa lo que pasa, y es que las empresas no les interesa para nada tu expediente, porque no quieren universitarios.
La comunidad universitaria tiene que estar por delante de las empresas, y la sociedad debe cuidarla con unas condiciones dignas, dado que es la base de la prosperidad (en todos los campos: culturales, artísticos, políticos, tecnológicos, técnicos…).

Arreglada la universidad, ¿qué más queda?. Pues claro, hay que potenciar estudios técnicos buenos de verdad como la FP y los másters económicos empresariales etc, todos ellos más prácticos y que se adaptan mejor a la empresas (si es que queremos acabar trabajando en ellas). ¿Porque una empresa escoge antes a un tipo que hace una buena entrevista que a uno que tiene mejor expediente? Porque al segundo no le han enseñado lo que tenía que saber.

Luego también hay que potenciar las salidas en trabajos y servicios sociales. Mira que hay trabajo a realizar en este campo, y falta de muchos recursos humanos. ¿No creeis que si las personas tuvieran un sentido menos competitivo en su educación, a cambio de unas condiciones correctas la gente trabajaría más en este campo, aportando un beneficio directo a la sociedad?

Y por último también hay que potenciar la posibilidad de no realizar ninguna de las anteriores posibilidades, suena raro, pero aquí incluiría a los nuevos emprendedores así como aquellas personas que están avanzados a su tiempo y no se les entiende hasta pasado dos siglos. Hay que explotar su creatividad, adredalina y locura.

Pero todo pasa por una educación básica en donde se desarrolle la libertad personal el respeto por el prójimo y lo diferente y se desarrolle la personalidad.

Para finalizar, creo firmemente que por el hecho de querer más cosas de las que necesitamos para vivir, hacemos que las cosas que realmente necesitamos nos sean más difíciles de alcanzar.

FacebookTwitterGoogle+Pinterest

Deja un comentario